Seleccionar página
Nuestras emociones y crianza

Son nuestras emociones las que nos impiden ser el padre que queremos ser.

Regular nuestras emociones es lo primero que tenemos que hacer para poder conectar con nuestros hijos y la tarea es entrenar a nuestros hijos en el manejo de sus propias emociones en lugar de tratar de controlarlas. Como padres conscientes, necesitamos sentirnos cómodos con el mundo de las emociones. El coaching emocional es lo que ayuda a los niños a desarrollar un alto eq o inteligencia emocional.

¿Qué es EQ?

Podemos pensar que es,  ser  inteligente con las emociones. Entender tus propias emociones, regular tus emociones incluyendo la ansiedad lo cual  te ayuda a regular tu comportamiento como padre y a entender las emociones de otras personas. Hasta cierto punto ser inteligente ayuda a los niños a tener éxito, pero los expertos ahora piensan que la inteligencia emocional de su hijo es en realidad más importante para su éxito en la vida que su coeficiente intelectual. Si usted tiene un hijo que puede manejar sus propios impulsos lo suficiente como para sentarse y concentrarse en el salón de clases, él va a tener más éxito en la escuela.

A medida que los niños envejecen, es la inteligencia emocional la que les ayuda a desarrollar relaciones saludables para prosperar en la vida. Las emociones son señales de mi cuerpo, son sentimientos que sentimos en el cuerpo y son información para instar a tomar medidas o a aprender una lección, información que podemos considerar y actuar. Las emociones son reacciones al medio ambiente, y eso significa que están moldeadas por nuestras percepciones.

Si mi percepción es que mi hijo está siendo un malcriado, voy a tener una emoción bastante negativa hacia ella. Si mi percepción es que mi hija lo está pasando mal en este momento, voy a tener una respuesta más comprensiva a ella.

Nuestras emociones siempre están moldeadas por nuestras percepciones, y a menudo esas percepciones son cosas que suceden por debajo del nivel de pensamiento,(a nivel inconsciente) asi que muchas veces no notamos que tenemos esa percepción. Nuestras percepciones, por supuesto, están moldeadas por nuestra visión del mundo, nuestra visión de nuestros hijos y nuestros pensamientos. Si nuestros pensamientos son una conversación constante de lo malcriado que es nuestro hijo, por supuesto vamos a percibir que su último comportamiento es una falta de respeto. Si nuestros pensamientos son en cambio una consciencia de que nuestro hijo está haciendo lo mejor que puede y está pasando un mal momento  vamos a ser mucho más compasivos en nuestra reacción y nuestras emociones serán diferentes hacia cómo se comporta.

Las emociones son información.

Están diseñados para enviarnos un mensaje. Cuando reconocemos la emoción, cuando sentimos la emoción, la emoción se va. Es como cualquier otro mensaje que recibimos. El problema no es nuestra emoción. El problema es que tenemos un repertorio bastante limitado de maneras de responder a una emoción perturbadora. Por ejemplo, si nuestro hijo de tres años es desafiante, podemos entrar en volar, luchar o congelarse. La congelación no suele funcionar y, bueno, normalmente no podemos salir por la puerta principal en vuelo, así que terminamos en modo de pelea. Empezamos a gritarle a nuestro hijo de tres años.

No es la emoción lo que es el problema. El problema es nuestra forma de responder a la emoción. Si, en cambio, notamos el mensaje pero nos calmamos, nos calmamos y simplemente reconocimos la emoción, no perderemos el control  y no volveremos a ser reactivos. Reconocemos, esto es un detonante y estoy muy enojado…. la emoción se disipará porque se está escuchando.

Puedes cambiar tu perspectiva, y decirte a ti mismo, «Mi hijo de 3 años está pasando por un momento realmente difícil, por cualquier razón», y luego usas la energía antídota en lugar de gritar. Te detienes, abandonas tu agenda en ese momento y respiras profundo 3 veces. La ira se irá.

Si escondes tus emociones, las estás poniendo en tu mochila emocional. Imagínate, llevas una mochila pesada en la espalda. Algunos de nosotros aprendimos en la infancia que la ira no era segura, que la ira no estaba bien, que las chicas buenas no se enojan o incluso los chicos buenos no se enojan y era peligroso.

Una de las ventajas maravillosas de la meditación es que a medida que meditas esos sentimientos en realidad salen a la superficie para ser escuchados, para ser sanados, y nos encontramos inexplicablemente llorando, por ejemplo, incluso si no sabemos de qué se trata. Eso es curación. Surge la sensación la reconoces y fallece.  Estás vaciando la mochila. Cuando sentimos la emoción se disipa.

Nuestros hijos también tienen mochilas emocionales donde han estado llenando emociones que son demasiado difíciles de manejar. Su cuerpo quiere curarse a sí mismo. De la misma manera que si hay una infección, el cuerpo la mostrará, empujará la infección a la superficie, abrirá una herida que comenzó a sanar,  el pus va a salir.  Al igual que la nuestra, su mochila emocional también está llena de emociones que no reconocieron, que están alejadas de su consciencia.

No ayuda el tratar de sacar a  a nuestros hijos de las emociones; lo que ayuda es reconocer la emoción y ayudarlos a ir si tienen corage  a un sentimiento más vulnerable  que se esconde siempre debajo del coraje.  Si un niño no puede controlar sus emociones, es propenso a estallidos de emociones y no ser capaz de controlar el comportamiento. Este es el eslabón perdido de por qué su hijo actúa como actúa.

Cuando han guardado sus sentimientos, esos sentimientos siempre están burbujeando para sanar. En cambio, si aceptamos la emoción del niño, entonces el niño puede aceptar sus propias emociones y puede volverse más sabio acerca de ellas y reconocerlas, para que los sentimientos comiencen a disiparse. El niño puede notar qué acción podría tomar en respuesta a este mensaje emocional.

Cuando hacemos entrenamiento emocional con nuestros hijos, comenzamos aceptando la emoción de nuestro hijo sin juicio, aceptando que es lo que es. Entonces ayudamos a nuestro hijo a sentir y reconocer sus emociones y a profundizar en las emociones para que simplemente no se queden atascados en la ira, y aprendan que las emociones no son peligrosas. «Puedo tolerar mis emociones a medida que ocurren», en lugar de simplemente pegarlas en la mochila donde pueden acumularse y explotar.

Esta comprensión de las emociones nos enseña algo que la mayoría de la gente no sabe. El coraje es una señal de que estamos amenazados. La amenaza podría ser una emoción más vulnerable que no queremos sentir como pérdida.  Por ejemplo, una persona pierde a un miembro de la familia debido a una enfermedad. Está de luto, y decide demandar al médico a pesar de que no hubo mala practica.  Esta persona está guardando el dolor  de la pérdida y la está transformándolo en ira en coraje.

Cuando la demanda haya terminado, no importa cuál sea el resultado, entonces comenzamos a sanar, lloramos. Ya no podemos quedado atrapados en la ira y comienza la curación. Cuando pasamos de la respuesta de pelea del sistema nervioso simpatético al sistema nervioso parasimpatético,  hay una señal enviada a las glándulas lagrimales de nuestros ojos, que es de donde provienen las lágrimas. Entonces finalmente comenzamos a llorar y a llorar.

Con nuestros hijos es lo mismo, nuestros hijos vienen de casa de la escuela, cuando han  tenido un día realmente malo y comienzan a pelear con su hermano, siendo exigente y quejandose por todo.  Esos son signos de una mochila emocional completa. El chico ha estado guardadndo esos sentimientos todo el día y necesita ayuda con los sentimientos.

Ahora mismo, sienten que es culpa de sus hermanos o es tu culpa. Están en modo de pelea.   ¿Cómo es la congelación?  (freeze)  Pueden exigir golosinas para adormecerse o podrían exigir tiempo en la pantalla, que también es vuelo y les da una manera de distraerse de sus emociones. Les ayuda a manejar sus emociones (no realmente) o adormecerlas.

Lo mejor sería sentir las emociones y aprender a manejarlas. La ira siempre se trata de otra cosa. Es la sensación de una amenaza. Puede ser dolor, frustración por algo que sucedió en la escuela, miedo a no ser amado por una mala nota o porque otro hermano es amado más, el sentimiento de desaliento , debido a un maestro inconsciente. Tu hijo no puede articularlo ni manejarlo y arremete contra el hermanito o contra ti.  

Si aprendes a manejar tu mochila emocional y a ayudas a tu hijo con la suya, estas haciendo un gran avanze en tu viaje para ser el padre que quieres ser.

 

Certified Conscious Parenting Coach

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.